El Diario,  Uncategorized

Volver

Volver…

A la rutina, al día a día, a este 2022 que ya se me hace irrespirable. Cuántas olas quedan, cuántas fuji, jipsu. Cuántas miserias escucharemos de este gobierno que se debe a las grandes fortunas, empresas y oligopolios carnacas y ases1nos. La política es otra cosa. Debería ser otra cosa. Cuántas veces me avergonzaré del guapo en los más de trescientos días que quedan por delante.

Cuántas excusas más. Si te preocupa el futuro de tu prole, el Amazonas, el cambio climático, la justicia social o simplemente calentarte el cul0 en la vejez, deberías hacerte por lo menos vegeta. No, el de Goku no. Vegeta de vegetariana, vegetariano. You know.

Porque no hay excusa y porque paso de palabras bonitas, veganuarys, florecitas y amor. Mientras engulles trozos de animales muertos mueren personas, matas al mundo. Matas mi mundo. Y ya basta.

Tanto como sea posible y practicable. En el primer mundo lo es. Ya basta.

El otro día una me la lió porque puse una canción de Rosalía en un reels con las amigas, pedazo de activistas todas a las que nadie tiene absolutamente nada que reprochar ni chistar. El uno despierto con una valoración en Google que incurre en delito y el lunes voy a denunciar. A ver cómo explica al juez que no hubo compra, llamada, amenazas ni productos en mal estado. Estoy harta.

Volver se torna áspero, denso, tedioso.

Tampoco estamos todas en el mismo barco. Y son aquellos que se llenan la boca de palabras vacías y aplausos a los estantes veggies de las grandes superficies quienes, por desgracia, son también parte del problema.

Necesitamos grandes dosis de teoría antiespecista, politizar nuestro discurso. Necesitamos ser legión.

Volver. Tenía que volver a lo remember. A mis raíces. A poner sobre la mesa mis principios, los que me han traído hasta aquí. Aunque pierda likes o la madre de dios. Esto no va de unicornios, intercambio de seguidores ni findes de lujo en chachichupis hoteles. Esto va de apoyar a los demás animales en la guerra que libran contra la opresión a la que son sometidos por los humanos.

Esto va de Lealtad.

Mi Cabra Vegana

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: