El Diario

Como lágrimas en la lluvia

Como

Llueve. Llueve a cántaros, a ríos, a mares. Debería estar metiendo productos en la web, o haciendo pedidos a proveedores. Debería haber empezado al menos a leer un poquito el curso de marketing online al que me apunté hace veinte días. En Mi Cabra Vegana lo hago todo yo sola y controlar el seo, el marketing y lo que sea (proveedores, pedidos, cajas, clientes, transportes, mensajerías, paquetes que se pierden o no llegan, las facturas, los recibos, la gestoría, redes sociales, correos, teléfono, la ingeniería a la hora de realizar los pagos, el día a día…) depende de mí. Todo depende solo de mí. A veces es tan cansado. Tan, tan cansado. Y desesperanzador.

Lágrimas

Llevar sola el proyecto tiene sus ventajas: las alegrías, los triunfos, las victorias son tan increíbles… Y las menos. El estrés, los nervios, el no llegar, el no haber, el inventar maneras ya manidas, el dolor de cabeza y corazón… Todo eso también recae sobre mi espalda, mis manos y mis lágrimas. Que en seis años puedo asegurar que no han sido pocas.

En

Como decía, tendría que estar haciendo cosas, siempre hay cosas que hacer. Pero es que no me encuentro ni me centro ni me nada. ¿Cómo me voy a encontrar si apenas hace una semana me dejaron tirada como un juguete roto, justo antes de mi cumpleaños? ¿Cómo olvidar esos cuatro años que se han borrado, como lágrimas en la lluvia, tras un cobarde y horripilante ghosting? Las ganas tremendas de verle tras tres meses, de abrazarle, besarle, sonreír mientras nos miramos a los ojos… Yo resplandecía. Resplandecía colocando todo en mi nueva casita, encargando la tarta más bonita, imaginando y haciendo planes para ese fin de semana que comenzaría el viernes 11 y se prolongaría hasta el martes 15.

La

Mi cumple. Cumplir años en sus brazos. Y brindar. Soñar… Él decidió que ya era suficiente y lo mejor que se le ocurrió es dejar de hablarme, bloquearme, no responder a mis llamadas, el jueves por la noche. Menudo destrozo. ¿Lo imaginas? ¿Imaginas el destrozo? Una amiga me confesó que ella habría enloquecido. Yo tengo el corazón en shock. Porque aún no soy capaz de asimilar tanta cobardía, un hecho tan atroz, no soy capaz de asumir que con esta decisión ha cerrado las puertas a cualquier tipo de relación para siempre. ¡Ay los veganos! ¡Qué de sorpresas nos da la vida y cuántas nos depara!

Lluvia

Mi día a día ahora es ir despacito. Hacer los pedidos y enviarlos, hablar con los proveedores, pero todo muy despacito. Tengo roto el corazón y no doy para mucho en estos momentos. Estoy dejando trabajo atrasado, el curso no sé cuándo lo voy a hacer, termina en algún momento de julio… Y es que no me encuentro. Al shock en que estoy ahora llegarán las demás etapas del duelo, hasta que un día vuelva a sonreír. Nadie se ha muerto de amor. Yo no voy a morir de amor ni de desamor. Pero cómo duele. Y de esta manera. Cómo duele que te descarten de esta manera. Que tiren a la basura cuatro años y a ti con ellos y los borren, de un plumazo o un bloqueo, como lágrimas en la lluvia.

Como lágrimas en la lluvia, Blade Runner

Momentos antes de morir, el replicante Roy Batty dice a Rick Deckard, mientras llueve:

I’ve seen things you people wouldn’t believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched C-beams glitter in the dark near the Tannhäuser Gate. All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die.

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: