• Vida Vegana

    Sanfermines, patriarcado en estado puro

    Sanfermines, donde el privilegio masculino se apodera de todas las vidas. Donde las agresiones sexuales están a la orden del día, donde el sistema de ordenación y jerarquización ideado por ellos los coloca en la cúspide de una pirámide de asesinatos, violaciones y sumisiones. Sanfermines, patriarcado en estado puro.

  • San Fermín Sin Violencia especista ni patriarcal
    Colaboraciones,  Consejos de vida vegana,  El edito

    San Fermín Sin Violencia machista ni especista

    Mi Cabra Vegana se suma a la campaña San Fermín Sin Violencia iniciada por compañeras feministas antiespecistas. Porque no queremos fiestas basadas en la tortura ni el asesinato de ningún ser sintiente. Ni violencia ni violaciones, ni especismo antropocéntrico ni cultura de la violación. Las calles son nuestras y nosotras, las feministas, las queremos libres de violencia.

  • violencia en san fermin
    El edito

    Miedo y asco en San Fermin

    Siete de julio San Fermin. San Fermin, donde el privilegio masculino se apodera de todas las vidas. Donde las agresiones sexuales están a la orden del día, donde el sistema de ordenación y jerarquización ideado por ellos los coloca en la cúspide de una pirámide de asesinatos, violaciones y sumisiones. Miedo y asco en San Fermin.

  • Yo no soy Juana Rivas
    El Diario

    Yo no soy Juana Rivas, soy Lourdes Medina Ribagorda y estoy más que harta

    Hoy las mujeres despertamos con una nueva hostia, no me voy a obligar a escribir bien porque ardo. Estoy hartísima. Juana Rivas condenada a cinco años de cárcel y seis de inhabilitación de la patria potestad. El señor juez, por llamarlo de alguna manera, ha dado la razón al maltratador, al violento, al terrorista, al que Juana debe indemnizar con 30.000 euros. El señor juez ya se opuso a la Ley de Violencia de Género y acumula sentencias digamos, misóginas. Su señoría ve a Juana culpable de un delito de sustracción de menores. Y nosotras ardemos y nos retorcemos de rabia, de ira, de frustración y yo, también de odio. Yo no…