El Diario

30 de marzo 2016

A veces me preguntan por qué soy vegana. Es una pregunta tan fácil de responder… verdad? Lo que me pregunto cada día es cómo he podido no serlo. Esa es la pregunta correcta. La que me da fuerza para explicar, para compartir, para acercar el mundo antiespecista a la gente de forma llana. Porque otro mundo es posible y cada granito que ponemos sirve. Aunque no lo veamos. Aunque no lo sintamos. Nuestra simple existencia es el azote de las creencias especistas de la misma forma que la presencia de mujeres en espacios tradicionalmente masculinos nos convierte en seres humanos echando por tierra la ideología patriarcal. Pero el camino no es fácil. Nadie dijo que lo fuera. Por eso debemos cuidarnos. Nosotras y entre nosotras. Y seguir nuestro camino, como el agua, hasta que todas las jaulas estén vacías.

30 de marzo 2016

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: