queremos ayudar a una familia refugiada siria que vive en el barrio de mi cabra vegana

Refugiados bienvenidos a Mi Cabra Vegana

Desde ya mismo, Mi Cabra Vegana se convierte en punto de referencia para una familia refugiada siria que acaba de llegar al barrio. La manada cabritil estará atenta para cualquier necesidad que les surja. Hacer barrio era esto…

Somos lo que hacemos. No lo que pensamos, ni lo que decimos, ni lo que decimos que vamos a hacer. Hacer cosas bonitas nos convierte en personas bonitas. Como todo lo que hace la manada cabritil… Por eso vamos a ayudar a esta familia en todo lo que podamos.

Refugiados bienvenidos a Mi Cabra Vegana, La familia

El día 1 de junio fue un día especial por muchos motivos, uno de ellos: conocer a la familia refugiada. Mamá, papá y tres niñas. Bienvenidas…

Huyeron de Homs, tercera ciudad en importancia de Siria, devastada por la guerra y con más de 13.000 muertes desde 2011. Llegaron a Jordania, permaneciendo el un campo de personas refugiadas durante casi tres años.

El padre trabajaba vendiendo productos de su huerta… Todo lo que recogía y no vendía lo repartía entre las personas que no tenían nada, la guerra ya había comenzado. Lo detienen acusado de terrorismo. Eres terrorista porque estás ayudando a terroristas… Cárcel. Torturas. Le rompen los brazos… Consigue salir y comienzan el éxodo. En los conflictos bélcos se generan redes de apoyo y cuidados, redes imprescindibles de supervivencia ante la barbarie. Llegan a Jordania. ACNUR y Médicos sin Fronteras se encargan de la familia, él se recupera de las torturas. Permanecen allí durante casi tres años.

Consiguen el visado para venir a España. Ha estado en Getafe durante un año mantenido por ellos hasta ahora… Familia de 5 miembros con 700 euros al mes. Ahora se encarga de la familia Solidarios sin Fronteras, que les paga 350 euros al mes. La casa y la luz. Están esperando la renta mínima. Las tres niñas, de entre 6 y 9 años, van a un colegio de Aluche. Esto supone dos horas de trayecto por viaje. Cuatro horas al día en el metro. Y quien las lleva, el doble. El piso donde viven ahora, en el barrio, está alquilado por seis meses. Si en estos seis meses les conceden la renta mínima podrán seguir en él. Si no la consiguen, se ven en la calle. El padre, la madre y las tres niñas.

La Asociación Arena, con la que siempre colaboramos, ha conocido el caso y se está encargando de lo que puede: comida, buscar trabajo en alguna explotación agrícola para él… Y como siempre colaboramos, nos hemos convertido en punto de referencia para esta familia.

Refugiados bienvenidos a Mi Cabra Vegana, la sororidad

Sororidad con ella, porque somos feministas y ella necesita apoyo, redes, cariño de otras mujeres, ¡será por mujeres en la cabra! Que sois todas fantásticas, luchadoras, mujeres enormes y tremendas, haciendo manada, corrito con nuestra compañera. Teresa, presidenta de Arena, dice que sabe poco castellano pero que quiere aprender. Aquí se viene tres tardes que nos juntemos unas cuantas y sale escribiendo el quijote… Como ayer con una de vosotras, que tras hora y media de cháchara le digo: ¿pero tú venías a comprar? Y risas, y abrazos, y manada. Pues así todo, así siempre y así me encanta.

Refugiados bienvenidos a Mi Cabra Vegana, ayudando

De momento pidieron una cazuela grande y sábanas. Había ido ese domingo a ver a la familia de Albacete y mi tía me dio… sábanas. Del coche a sus manos. En el trastero tenía yo una cazuela fantástica y enorme, pues adjudicada. Al día siguiente ya lo tenían todo.

Trajeron dulces árabes -sin nada de nada de origen animal…- ¡que están riquísimos! Y ya hemos puesto hucha. Una hucha más en el mostrador de cajas y huchas que conocéis de sobra. ¡Es lo que hay! Y es de esta forma porque no puede ser de otra.

El miércoles que viene, día 14, es mi cumpleaños. Al igual que el año pasado montamos algo bonito y dimos el bote al burro Dani ya que se le había roto la prótesis y necesitaba otra, el bote de esos 39 añazos que me caen de golpe irá para la familia siria. Una amiga repostera total, la misma que hace las torrijas, los vegwaps, la leche frita y las tartas, donará una bandejita de  minimuffins. Habrá zumos y alguna cosilla más… Durante el día, así, sin horarios. Y lo que reunamos en el bote irá para nuestra familia refugiada. Porque somos lo que hacemos. Siempre lo que hacemos. Y en Mi Cabra Vegana, esta pequeña tienda vegana de Madrid, queremos hacer siempre cosas bonitas… En manada.

 

2 comentarios

  • Buenos días Lourdes,

    Gracias por unirte de forma tan proactiva a nuestra labor de apoyo a esta familia junto con Arena. Y por festejar tu cumpleaños ayudándoles.
    Juntas siempre somos más y mejores.

    Somos http://www.elpuebloquequeremos.org y llevamos muchos meses intentando que nuestro Ayuntamiento les ceda una de las viviendas que tiene ofrecidas a la FEMP para estos casos. Arena (Tere) nos ha apoyado desde el principio y juntas hemos organizado el último mercadillo de venta de ropa cuyo importe recaudado entregamos juntas el domingo pasado.

    ¿Puedo pedirte que nos incluyas también como Asociación que está apoyando activamente a Dooa, Ahmed y las niñas?

    En estos días hablaré con Pueblos Unidos para ver como ampliar su estancia en el barrio ya que necesitan por fin asentarse en algún sitio. 21 paradas de metro son una vida en tránsito permamente…

    Un abrazo
    Sonia
    Asoc. vecinal EL PUEBLO QUE QUEREMOS

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *