Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

Este sábado voy a dar una charla sobre especismo y feminismo a las Jornadas Antiespecistas de Valladolid. La tienda queda cubierta. Nervios, emoción… hasta sustito. Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

Una de las organizadoras de las Primeras Jornadas Antiespecistas de Valladolid se puso en contacto conmigo a raíz de leer el artículo que publicaron en Pikara Magazine (revista feminista a la venta en la tienda, por si gustáis). Ya he dado un par de charlas sobre feminismo en diversos colectivos, pero ahora, hablar de feminismo y especismo, siendo la primera vez, y en unas jornadas antiespecistas… Pues que tengo susto. Llevo tan poquito tiempo de antiespecista… Incluso el día que escribí ese artículo ni sabía lo que era el especismo. No sabía que el veganismo es tan sólo el boicot a los productos de origen animal. No sabía que en verdad el veganismo no salva vidas, que lo único que salva vidas es la organización y la lucha antiespecistas. Es bonito pensar que al cambiar la forma de alimentarnos, de vestirnos, cambiamos algo. Que salvamos nosecuántas vidas cada vez que no comemos una hamburguesa de vacuno, del cadáver de una ternera. Pero no es verdad. El veganismo per se no va a cambiar el actual estado de cosas. El veganismo no terminará con el especismo. El veganismo es la enésima corriente absorvida por Matrix. ¿Desde cuándo las grandes empresas llevan vendiendo leche de soja, hamburguesas vegetales, cocacola orgánica? No nos engañemos. Que sí, que es muy muy bonito… pero es mentira. He crecido muchísimo en estos meses. Meses en los que he ido conociendo y profundizando conocimientos en el escasísimo tiempo que me deja la tienda. Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

Y el sábado voy a dar una charla coloquio, porque lo mejor son las preguntas y el debate. Hacer una introducción y generar debate. Luego ya quien se haya quedado con una sonrisa picarona irá a google, o me escribirá e intercambiaremos información. Porque yo no sé mucho. Sólo sé que los mecanismos de opresión y jerarquía que oprimen a los animales no humanos y a los cuerpos leídos mujer son los mismos. Y sé que si queremos acabar tanto con la opresión hacia los animales no humanos como aquella ejercida contra los cuerpos leídos mujer -e identidades disidentes, no binarias…-, hay que organizarse y luchar. También sé que los animales no humanos son los únicos sujetos oprimidos que no constituyen un sujeto revolucionario, y que para eso estamos nosotras, las antiespecistas. Porque es nuestro deber y nuestra obligación luchar hasta que todas las jaulas estén vacías.

 Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

 Mi Cabra es antiespecista. Como yo. Porque somos una.

Mi nombre y mis dos apellidos. Porque con ello llevo a mi madre conmigo siempre. Porque es lo más importante. No soy sin ella. Lecciones brillantes del feminismo…

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *