Las vacaciones de Mi Cabra

Del 13 al 31 de julio (capicúa, como Otto y Ana) son las vacaciones de Mi Cabra. Volvemos en agosto, con los calores, nuevos proyectos, y comenzando el segundo añito cabritil. Pero esa ya es otra historia…

¿Que te vas en julio?

 

Sí claro.

 

Pero la gente se suele ir en agosto, Madrid se queda vacío y es mejor.

 

Ya, pero debe ser que me gusta hacer las cosas al revés siempre y esto ha surgido así y me voy en julio. En agosto ya haremos talleres de encaje de bolillo, de reciclaje de camisetas viejas o de teoría antiespecista y feminista. Lo que veamos. Tenemos un espacio libre de toda opresión y con airecito fresco… ¡Que los garbanzos cabritiles viven mejor que yo!

Y sí, del 13 al 31 de julio cierro la tienda cabritil y me voy de vacaciones. Benditas y merecidas vacaciones. Desconectar de todo. No pensar durante esas semanas mágicas que han venido como quien abre el grifo y sale agua. “¿Te vienes de vacaciones?”, preguntó una clienta a la que había visto creo que tres veces y que me encanta, como me encantáis tantas y tantas personas que venís aquí y me llenáis de energía y hacéis que no me rinda nunca… Sois mi prana, mis ganas de luchar, de construir un mundo nuevo donde no exista discriminación por razón de especie, raza, sexo, género, orientación, identidad sexual… Un mundo feminista y antiespecista. Un mundo donde rijan el respeto y la colaboración, la hermandad. La sororidad. Un mundo donde no tengamos miedo de salir a la calle, ni de volver a casa. Un mundo donde no existan esos oscuros y alejados sitios donde los gritos se quedan pegados en las paredes con la sangre de millones de inocentes. Ese mundo donde se valore la acción de dar la vida y se menosprecie la de quitarla de tal forma que no entre en nuestro ideario. Un mundo con tradiciones de las que nos guste perpetuar, no porque siempre se haya hecho así, sino porque es bien hacerlo así. Es bien para todas nosotras hacerlo así. Es bien, bonito y nos hace grandes. El mundo que cada día despierta conmigo cuando suena el despertador y descansa entre mis sueños y los bichos que son mi manada y por los que merece la alegría todo. Y el trabajo infinito…

Lo dicho, nos vemos de nuevo en agosto, inaugurando el segundo año de Mi Cabra. Esta Cabra que es ya nuestra, de las que lleváis desde el principio, de las que acabáis de llegar, de las que no estáis ya… Sed felices.

Hasta que todas las jaulas estén vacías.

Las vacaciones de Mi Cabra

Las vacaciones de Mi Cabra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *