La vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas

La vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas

Mucho se habla de la numeración de los huevos. Que si los cero porque son de gallinas felices, que si los huevos no causan daño, que si las gallinas ponedoras… Lo que no se dice es la triste realidad que viven sus cuerpos, gracias al ser humano. María, responsable del Refugio La vida color Frambuesa, nos explica la vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas.

La vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas

Ella es Mona…

La vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas

Hoy voy a hablaros yo, la humana, mientras Mona duerme.

Lo primero de todo quiero agradeceros a todas las que os estáis preocupando por ella, somos muchas las que la amamos y ella lo sabe, aunque no le gusten los besos o las caricias ella se tumba detrás mía cuando estoy en el ordenador y estoy segura de que lee vuestros mensajitos y por eso me ronronea tanto (si, las gallinas también ronronean 🤔)

Aceptar la situación de las gallinas, para nosotras como cuidadoras es muy doloroso, a penas viven unos meses con nosotras, con suerte unos pocos años, y se hace muy difícil acostumbrarse a la perdida constante de seres tan queridos.

La industria del huevo las ha destrozado, convirtiéndolas en animales terriblemente enfermizos con una tendencia a desarrollar un tipo de cáncer -adenocarcinoma ovarico u oviductal- que tiene un alto potencial metastásico y un periodo de desarrollo, generalmente, muy rápido. Esto tenemos que asumirlo como la realidad que es, y en base a ello debemos actuar.

El origen de este tipo de cáncer es la ovulación incesante, de ahí nuestra batalla con los implantes para parar su ovario y retrasar la aparición de esta terrible enfermedad. Pero nos enfrentamos a un problema mayor, y es que un gran porcentaje de las gallinas que rescatamos ya son mayores, entre los 2 y los 5 años el 80% de ellas ya tienen cáncer, aunque aún no haya dado la cara, por eso, a veces los implantes no son suficientes.

La industria manda a las gallinas al matadero con año y medio o dos años, edad a la que dejan de poner suficiente y a la que empiezan a aparecer los primeros problemas, pero si hablamos de corrales domésticos se descarta a las gallinas entre los 3 y los 5 años, ya que con mejores cuidados ponen durante más tiempo, pero esto significa que cuando las rescatamos es tarde para prevenir y sólo podemos poner “parches” y rezar.

No creo en diosas, ni en entes superiores, pero con las gallinas se acaban los recursos científicos y nos queda confiar en su fuerza, en su naturaleza de guerreras, y luchar a su lado hasta el final, prometiéndoles la mejor vida que podamos darles y la muerte menos agónica.

El cáncer invade todo su cuerpo, cada uno de sus órganos, por lo que cualquier síntoma es posible en esta patología, y el tratamiento debe ir encaminado a los primeros órganos que se vean afectados, en el caso de Mona parece ser el digestivo. Sin un diagnóstico confirmado no podemos ponernos catastrofistas, pero conociendo la realidad tampoco podemos negarla.

Mona está bien, animada, come menos y por lo tanto sus cacas no son lo maravillosas que eran antes del “conflicto del huevo”, pero por mucho que nos duela ahora mismo no podemos hacer más por ella, aparentemente no tiene dolor (digo aparentemente porque las jodías son expertas supervivientes y lo pelean todo sin quejarse ni una miajita). Nos queda asumir que no está bien, que igual en unos días nos da un susto y tenemos que tomar decisiones, pero igual tarda meses en empeorar y consigue tirar pa’lante con el chocho que tiene ahí liado y nos acompaña unos meses más, dándonos alegrías y pegando a los de cuatro patas.

Tenemos que aprender a vivir el momento con ellas, como ellas, y cuando les toque marchar dejarlas ir, con una sonrisa por lo maravillosas que son y todo lo que nos enseñan, pero no creáis que es fácil, a mi aún me falta Mandarina, me falta Rita, me falta Valentina, me falta Alicia… son agujeritos que nos van dejando, con recuerdos de sonrisas y batallas ganadas y perdidas.

Las gallinas son animales increíbles, y seguiremos luchando por ellas, por su derecho a no ser seleccionadas, por acabar con la crueldad que supone para ellas la selección genética, por acabar con el terror de la industria del huevo, con todo el sufrimiento que esconde el consumo de huevos. Porque detrás de cada huevo están Mona, Natalia, Emilia, Rosalia… todas y cada una de ellas sufren y mueren por el consumo de huevos.

Queremos aprovechar para mandar un superabrazo a Fran y sus compas, ya que ayer dejaron descansar a Macu, del Santuario La Frontera el cáncer la había destrozado por dentro y aunque lo intentaron todo en quirófano tomaron la decisión de no despertarla, ya que no podría vivir sin sufrimiento. Ellas hoy la lloran mientras luchan por la vida de otras como ella.

Si queréis ayudarnos a seguir aprendiendo y estudiando sobre la terrible situación de las gallinas podéis colaborar en:
🌻www.refugiolavidacolorframbuesa.org/colabora

O haciéndote teamer por sólo un euro al mes:
🌺www.teaming.net/lavidacolorframbuesa

La vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas

Cuando nos decidimos a dejar de causar sufrimiento pensamos mucho en carne, menos en pescado y poco o nada en lácteos y huevos. Tras estos términos especistas hay vacas, terneros, pollos, pavos, peces, gallinas… Ya escribimos acerca de la industria de la leche, una de las más atroces, cuando vimos las mentiras que intenta hacernos creer Pascual con su campaña de marketing. Con los huevos sucede lo mismo, no existen las gallinas felices que ponen huevos. De hecho, no hay gallinas felices. Solo conseguimos quitar un poquito el sufrimiento con los implantes de los que hablamos a propósito del evento realizado por mi cumpleaños precisamente para ellas. Es posible dar el paso hacia una vida libre de sufrimiento. Es posible luchar contra más de una opresión. Antes que vegana, era feministaLa vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas

Foto: Egg-Truth es un recurso en línea diseñado para educar e informar a los consumidores sobre la verdadera naturaleza de la producción de huevos mundial e industrializada, su impacto en los animales, el medio ambiente, la salud humana y la nutrición. La vida de miseria, explotación y muerte de las gallinas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *