eva benet por parole de queer

Eva Benet por Parole de Queer

Para empezar bien la semana, reproducimos la entrevista que Parole de Queer hizo hace unos días a Eva Benet, compañera de batalla a quien admiro profundamente. Uno de esos referentes necesarios que se hacen imprescindibles. Porque la revolución será feminista y antiespecista. Disfrutad.

Entrevista a EVA BENET por D’ARREL

«Especismo es el “no ha habido víctimas mortales” en un accidente con un camión, con la carretera llena de sangre de seres confundidos que luchan por respirar».
Eva es de Valencia, y nació en 1970. Feminista, heterodisidente y vegana. Fue la primera y única mujer de su familia en ir a la Universidad. Le gustaría vivir sin bolas de pelo a su alrededor, pero es animalista y esta es su realidad. Rescatar animales forma parte de su militancia. Puede llegar a comerse una caja de helados veganos sin ningún esfuerzo. Acepta desafíos.
PREGUNTAS:
D’A.- ¿Como valorarías los procesos de toma de conciencia sobre la discriminación especista en los círculos feministas de base?
EV.- Son procesos lentos. El movimiento animalista es heredero del movimiento feminista, en ideología, en estrategia y también en historia. Tenemos muchas cosas en común y nos enfrentamos a una lógica de dominación común.
Pero todavía existe una gran incomprensión en los círculos feministas hacia el antiespecismo que se ve, -y esto es muy paradójico-, como una lucha menor. Se están produciendo avances, compañeras antiespecistas están construyendo puentes, desde la interseccionalidad, pero, como digo, son procesos lentos y, muchas veces, frustrantes. A pesar de utilizar las mismas gafas violetas es complicado romper con el prejuicio del privilegio de especie. En esto estamos.
D’A.- ¿Piensas que a las activistas-militantes del movimiento por la liberación animal y de la Tierra les falta formación política y visión estratégica a medio plazo, en términos generales?
EV.- Creo que nos falta formación en otras luchas, por ejemplo en la feminista, y esto se nota en actitudes y en estrategias. Además hay un problema que se repite: dedicamos muchísimas energías y muchísimo tiempo a cuestionar de forma permanente a personas u organizaciones que simplemente tienen una estrategia diferente. Esto es agotador y no conduce a nada. No necesitamos “líderes” (hago uso del masculino intencionadamente) que estén constantemente destruyendo puentes.
Por otra parte, algo muy positivo es que, en la lucha por los derechos animales, se han incorporado personas militantes LGTBI. Están aportando una gran experiencia y conocimiento. Creo que, en parte, estamos avanzando gracias a ellas y ellos.
D’A.- La pérdida de privilegios y el logro de algunos derechos, históricamente, siempre ha supuesto una confrontación violenta entre el poder que los ha ostentado y la clase explotada que los ha querido universalizar. ¿Crees que, en sentido histórico y, incluso predictivo, el movimiento por la liberación animal y de la Tierra, se verá obligado a transitar por el mismo camino?
EV.- Defendemos a quien no puede defenderse por ella / él mismo y esta es una característica que diferencia a este de otros movimientos de liberación. Nuestras herramientas son nuestras convicciones, una cámara y la resistencia civil pacífica. No sé qué pasará en el futuro, sé que el poder siempre reacciona para defender sus privilegios, pero, sinceramente, no puedo contestar a esta pregunta.
D’A.- ¿Consideras que el especismo es el origen y la raíz del resto de discriminaciones y opresiones que se dan entre humanos?
EV.- Creo que es el inicio de un proceso de cosificación que ha roto la barrera de la especie. La etiqueta de animalidad históricamente ha sido una condena a violencia, discriminación y muerte. En una lógica perversa, al tratar a los animales como animales, la lógica de dominación de un momento histórico determinado, ha tratado los grupos humanos calificados como inferiores, como animales.
La esclavitud humana tiene muchos vínculos con la esclavitud animal. El sometimiento de las mujeres y de las sexualidades minorizadas (minorizadas porque no sabemos, en una verdadera sociedad igualitaria, cuántas personas se definirían como lesbianas, gays, transexuales, bisexuales o intersexuales, o no se definirían y no pasaría nada) también tiene paralelismos casi milimétricos con el sometimiento de los animales.
No es posible entender la esclavitud humana sin la etiqueta de animalidad.
D’A.- En relación a los problemas de sobre-población humana, agotamiento de recursos, pérdida irreparable de habitats naturales, etc. ¿Qué opinas sobre la postura política de algunas mujeres que abogan por la no natalidad?
EV.- Tiene todo mi apoyo. La practico con entusiasmo. Además creo que la reforma de las leyes de adopción debería ser una prioridad. Aunque no es mi caso, hay mujeres que quieren ser madres y que se plantean la adopción como primera opción, pero desisten por toda una montaña de obstáculos que son imposibles de asumir.
D’A.- Las hembras no humanas son, en la mayoría de los casos, doblemente explotadas en cualquiera de los sectores económicos especista. Teniendo en cuenta que más del 90% de las humanas que ejercen la prostitución en el mundo son mujeres, y que el 95% de ellas sufren o han sufrido la trata, la explotación, cosificación, violación, tortura y muerte violenta, como feminista y vegana, eres partidaria o desfavorable a la prohibición / abolición de la práctica de la prostitución?
EV.- Primero, quisiera saber la fuente del porcentaje del 95%, porque, que yo sepa, no hay ningún estudio riguroso e independiente a la totalidad del Estado español. Ninguno. Muy a menudo se hace referencia a un informe de la Guardia Civil (2005) para justificar este porcentaje, sin embargo, en este informe (muy parcial, sólo visitaron determinados clubes de carretera), se equipara la prostitución elegida por dificultades económicas con la prostitución forzada (esclavitud). Esto tiene una intencionalidad.
Sí, hay mujeres que están siendo coaccionadas y prostituidas. Es una tragedia sobre la que no se está actuando de forma eficaz, porque equiparar siempre prostitución y coacción oculta las personas esclavizadas. En las conclusiones de la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer del Congreso (2007), aunque admitiendo que no hay estudios fiables, se afirma que no tiene sentido diferenciar entre prostitución coaccionada y libre.
Me preguntáis mi postura y es esta: pro-derechos. Desde esta visión se reivindica:
1. Protección, asistencia y reparación para las víctimas de trata. Para todas las víctimas (prostitución, matrimonios forzados, talleres de costura, trabajo doméstico, trabajo agrícola, construcción, etc.).
No os habéis preguntado nunca porque no se pide la abolición del trabajo doméstico? ¿Por qué aquí sí se diferencia y se piden derechos laborales para las mujeres que trabajan voluntariamente?
2. Políticas de empleo y formación para aquellas personas que se dedican a la prostitución y lo quieren dejar. El estigma que sufren las mujeres (no los hombres) que se dedican la prostitución no se puede obviar, es terrible.
3. Reconocimiento de los derechos laborales de las personas que ejercen la prostitución por decisión propia.
“Yo no necesito que me salven, lo que necesito son soluciones reales a problemas reales”, decía Margarita Carreras, trabajadora sexual, en el documental “La hipocresía del deseo”. Las personas que, libre y voluntariamente, eligen el trabajo sexual como su opción deben ser escuchadas. Tienen mucho que decir.
RESPONDE DE FORMA BREVE
BIOCENTRISMO: Concepto de la ecología, donde la vida, en abstracto, es el centro de todo. Desde mi visión del Derechos Animales, es un concepto problemático.
ESPECISMO: La discriminación en función de la especie. Es el “no ha habido víctimas mortales” en un accidente con un camión, con la carretera llena de sangre de seres confundidos que luchan por respirar. Las sedes vidas no importan, porque no pertenecen a nuestra especie.
INTERSECCIONALIDAD: El análisis de los vínculos entre diferentes formas de opresión. Fue un grito desde los márgenes, desde el feminismo no blanco, no heterosexual. Es una herramienta vital para entender que no hay discriminaciones de segunda, hay discriminaciones que no sufrimos.
LIBERACIÓN ANIMAL-HUMANA Y DE LA TIERRA (LIBERACIÓN TOTAL): La abolición de la esclavitud. Es entender que la fuerza no legitima la explotación, la violencia y la muerte sobre cuerpos diferentes, sólo porque no pertenecen a nuestra especie. También es entender que este planeta no nos pertenece.
VEGANISMO: La herramienta política para lograr la liberación animal. Es un “en mi nombre, no”. Es tomar partido por quien no tiene voz. El veganismo es el mecanismo para vaciar las jaulas.
PUEBLO / NACIÓN / ESTADO: El pueblo es la gente, la nación es una comunidad humana que comparte ciertas características (lengua, historia, cultura, etc.) y el Estado es la estructura política que puede contener una o varias naciones, donde deberían garantizar una serie de derechos básicos.
CAPITALISMO: Es un sistema depredador, que sobrevive a base de la explotación constante. También es la excusa de algunas personas súper-revolucionarias para no renunciar a sus privilegios, de sexo, raza, elección sexual o especie.
TEÍSMO / RELIGIONES: Creencia en una serie variable de seres superiores e invisibles. No hablo ese idioma.
ECOTERRORISMO: Término inventado desde poder para deslegitimar y acusó de violentas a las personas que denuncian la violencia que se ejerce contra los animales que no pertenecen a nuestra especie. Me recuerda mucho a la palabra “feminazis”. Ambos tienen una historia similar.
DECRECIMIENTO: Reducir nuestro impacto en un planeta que no nos pertenece, dejar de actuar de forma irreflexiva e inconsciente.
Entrevista realizada a Eva Benet por D’Arrel.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *