Consejos de vida vegana,  Recursos veganos,  Vida Vegana

Escuela Ética de Relaciones Humano Caninas Maga Dog

Hoy presentamos, del puño y letra de su fundador, la Escuela Ética de Relaciones Humano Caninas Maga Dog donde te ayudarán a comprender, fomentar y fortalecer la relación con tu compañero canino. logo maga dog

Cuando tenia diecisiete años, vi a mi padre coger mi escopeta de perdigones y le pregunté qué iba a hacer con ella. Me contestó que tenia que quitar unos nidos que obstruían el canalón de la casa. La disputa terminó cuando me devolvió la escopeta hablando de los buenos filetes de ternera me comía como para ir defendiendo así a los animales. Mi respuesta fue clara, ya había comido el último animal.

Han pasado mucho años de aquello, demasiados quizá. Épocas en las que me he alimentado de una u otra formas pero siempre he tenido un claro sentimiento de rechazo al maltrato animal. Una vida de búsquedas encaminadas primero a crearme una ética que, en segundo lugar, me permitieran una acción acorde a mi forma de sentir.

Me han disparado por increpar cazadores, he aleccionado a padres que enseñaban a matar ‘pajaritos’ con tirachinas a sus hijos, he roto escopetas, echado cazadores de cangrejos que ponían sus reteles ilegales bajo la amenaza de denuncia y agresión, he robado y allanado en pro de la lucha por la liberación. Todo bastante poco adecuado y nada efectivo, no servía siquiera para engordar mi ego durante el suficiente tiempo.

En cuanto al activismo político, social, cibernético, huelga decir que los mayores logros no compensan la hipocresía con que se desarrollan. Los pulsos de poder, los juicios morales sin conocimiento ni marco ético alguno, los discursos manidos y panfletarios y sobretodo, los intereses personales de muchos miembros y dirigentes distan mucho de suponer una ayuda efectiva a los animales que sufren y mueren mientras desplegamos nuestro circo.

Mi intento de conocimiento objetivo, siempre me ha llevado al estudio de la ciencia. Botanica, zoología, veterinaria, sicología, etología, sociología, historia, ética, filosofía, política … siempre sin reglas, de manera autodidacta, por curiosidad. Y siempre desde el especismo. Sí, reconozco que me interesa mucho más el conocimiento de los cánidos que otras especies y que mi sensibilidad hacia ellos nada tiene que ver con la que siento por las garrapatas por ejemplo. Es mi razón la que me dice que también ellas sienten y deben ser respetadas pero mi emoción no me permite sentir igual.

Hace más de veinte años que empecé a preocuparme por el adiestramiento pero mi postura respecto al rescatismo perrigatista era clara. Prefería ver el aniquilamiento de multitud de individuos en masa que apoyar la infraestructura para el abandono y el maltrato que suponían las asociaciones protectoras. Creía que era necesario un endurecimiento de las leyes y un cumplimiento radical para terminar con el drama al que se someten. Pero también pensaba que había fines que justificaban algunos medios abusivos y totalitarios.

Actualmente creo que aunque los perros sean mas de mi agrado que otros animales domésticos, toda ayuda que se brinde a cualquier individuo es adecuada y necesaria. Quizá porque ya no creo que ningún movimiento minoritario puede cambiar nada o conseguir de manera indirecta que se solucione lo que es patrimonio de una sociedad. Las leyes siempre se adecuan a la sociedad que sirven y mientras dicha sociedad (en masa) no comprende que algo es necesario, no lo legisla. Eso no desautoriza los movimientos sociales (minorías) que han de servir a los individuos que los componen para expresar su necesidad y comunicar al resto su forma de pensar, su sentir.

Entretanto, veo necesario que no se desaproveche lo que pueden hacer quienes tienen vocación de ayuda y servicio, quienes se dejan la piel ayudando.

En esa situación me encuentro cuando decido formarme para poder ayudar a los perros con ‘problemas de conducta’ ademas de procurarme una forma de vida acorde a mi pensamiento y que me permita formar parte de un colectivo de personas dispuestas a ayudarse mutuamente en la necesidad de una sociedad mejor.

Así es como conozco a quienes considero absolutamente capacitados, con la mejor formación posible, al día en las últimas investigaciones científicas y con una ética animalista volcada en ‘tender puentes’ entre animales humanos y no humanos a través del conocimiento y su difusión, de la formación.

Tras esta verdadera revolución personal que supone para mi la formación como Adiestrador Profesional y Técnico en Gestión del Comportamiento (Cognitivo-Emocional), decido intentar la creación de un grupo profesional que cubra todo el espectro posible del cuidado de perros con el fin de revertir un beneficio directo a los individuos (humanos y perros) que se configuren como clientes pudiendo así financiar otras actividades que por definición no pueden tener (o no es adecuado que tengan), un enfoque mercantil.

De momento nos dedicamos al adiestramiento canino (básicamente de animales humanos), la gestión de conductas problemáticas, la guardería familiar (casi exigible que los perros duerman en nuestras camas), paseos y visitas veterinarias (llevamos a los perros al vete). Formamos una comunidad de miembros con la misma formación básica e inmersos en un mismo marco ético y pretendemos crecer suficiente como para poder atender con más efectividad nuestras necesidades de colaboración con perros desprotegidos, gatos y otros animales domésticos, además de poder ofreces más y mejores servicios que nos permitan una mejor financiación de nuestro proyecto.

No admitimos donaciones ya que consideramos que debemos poder financiar nuestro proyecto a través de los clientes que puedan pagarlo y pensamos que hay asociaciones y personas que no tienen esa capacidad y pueden aprovecharlo mejor.

Cualquiera que pretenda no solo tener una buena relación con su perro sino además, formar parte de la revolución de pensamiento que supone el auténtico conocimiento, puede iniciar un camino sin retorno, sin trampas ni trucos hacia la comprensión de las relaciones humano-caninas, te ayudaremos a hacerlo.

Para contactar con la Escuela Ética de Relaciones Humano Caninas Maga Dog, podéis llamar al siguiente número: 628 77 95 94. Estarán encantadas de atender vuestras consultas.

logo maga dog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *