aprender de los errores

Equivocarse. Cuestionarse. Reconocer. Aprender.

Equivocarse. Cuestionarse. Reconocer. Aprender. Mi Cabra Vegana se caracteriza por ser un proyecto interseccional y transversal materializado en una pequeña tienda vegana en Madrid. Durante estos casi tres años de andadura han sido muchas las veces que me he equivocado, muchas las ocasiones en que he escuchado a otras compañeras y he aprendido gracias a ellas. Con ellas.

Equivocarse. Cuestionarse. Reconocer. Aprender.

A veces mis resistencias han sido menores. Otras he tardado en asumir, en asimilar, en reconocer el error. Mis privilegios. Ser consecuente con esa frase feminista: Hermana, yo sí te creo.

Esta vez ha sido la gordofobia. Cuando he utilizado el término gordi-loquesea, lo hacía desde la banalidad. Desde ese quitar importancia a mi discurso y hacer publicaciones más, digamos, suaves. Llevo una tienda de comida y muchos de los productos están muy muy ricos. Pero utilizar gordi-loquesea no está bien. Es gordofóbico. Y lo es porque lo señalan personas gordas. Y yo callo desde mi privilegio de persona no gorda que puede comer muchísimo sin que nadie le reproche, sin sentir miedo ni vergüenza. He tardado en aprenderlo. He caminado por los márgenes haciendo como que no escuchaba. Creyendo mi argumentación suave y de sonrisas. Pero si una persona señala un privilegio desde la posición de no contar con él, de vivir y luchar en un mundo de privilegios y opresiones, se le escucha y aprende. Y yo ayer escuché y aprendí.

Ruego visibilicéis siempre de forma compañera y sorora. Quizá en un primer momento me salga la remolonería. Pero aprendo. Cuando me tiran de las orejas agacho la cabeza y aprendo. Pido disculpas si alguna de vosotras se ha sentido agredida por mis palabras alguna vez.

27907582_2018320211771634_5830047489686192626_o

Equivocarse. Cuestionarse. Reconocer. Aprender.

Dejo texto de la compañera Abecede Rosalia. Gracias a ella y a tantas mujeres con las que aprendo y me enseñan.

GORDIVEGANS? No me gusta la expresión “gordivegans” usada como la usáis (para referir a persona vegana interesada en comida 100./. vegetal sabrosa y alta en calorías). No sóis gordes. Además, refuerza una de las ideas subyacentes a la ideología gordofóbica, a saber, que todes les gordes lo son por comer muchas calorías (afirmación empírica falsa) y ésto último suele llevar aparejada, una valoración moral: porque no tienen fuerza de voluntad para decir “no” a los apetitosos platos altos en calorías, les pierde el deseo, no son fiables. Y no sólo pienso yo ésto. Se lo oí a otra gorda vegana. Claro que os importará una mierda y seguirá habiendo grupos de gordivegans llenos de gente que no es gorda y seguiréis usando una palabra que no os pertenece, a saber, “gorde”, como os da la gana, quitándole su potencial político, borrando lo que es en verdad la posición política de quien es gorde.

“Esto es una exageración. No le saques la puntilla. Mimimi”. Así hacéis con todo. Por eso un día os voy a aplastar con toda mi verdadera gordura, que sí que es gordura real, y no vuestras pijadas ludico-gastronómicas. Y por eso, porque sé que así hacéis con todo (sólo os tomáis en serio las opresiones que os afectan) es que nisiquiera me tomó la molestia de entrar a un grupo de gordivegans a pedir que dejen de usar la expresión. Paso de encima tener que escuchar vuestras respuestas de mierda. Sería guay que gente solidaria a la que las respuestas no le afectaran planteara la cuestión en los lugares correspondientes.

Mientras que muches gordes se esconden para comer por causa de la reprobación social, vosotres usáis la palabra “gorde” para alardear de vuestra ingesta de calorías, cosa que no puede hacer une gorde de verdad sin sufrir penalización. No sé si no véis lo retorcido que es.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *