el amor romantico mata

El amor romántico mata

¿Por qué Mi Cabra Vegana no celebra san valentín? Muy sencillo: porque el amor romántico mata. Y nos mata a las de siempre. Y por ahí no paso.

“El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban. Tal vez no se trate de que el amor en sí sea malo, sino de la manera en que se empleó para engatusar a la mujer y hacerla dependiente, en todos los sentidos. Entre seres libres es otra cosa”, Kate Millet

el amor romantico mata

El amor romántico mata

Hoy es 14 de febrero, san valentín. Lo llaman el día del amor, el día del amor romántico. Ese amor patriarcal que genera dependencias, jerarquías, sumisiones y violencia. Es el día de la exaltación del amor que nos han enseñado, el de sin ti no soy nada, tú lo eres todo para mí, contigo o con nadie, el amor todo lo puede, yo le voy a cambiar, por amor se aguantan muchas cosas, él me quiere, no me está controlando, se preocupa por mí, hoy estaba nervioso pero me ha pedido perdón, si yo no le hubiese hablado de tal o cual cosa no se habría puesto así, es mi culpa, no me gustan sus amigos, no me gustan tus amigos, qué voy a hacer en casa sola cuando te vayas, si me quisieras no lo harías, si yo fuese todo para ti no tendrías que salir con otras personas, porque tú lo eres todo para mí…

el amor romántico mata

Sin celos no hay amor, amor-exclusividad sexual, amor-exclusividad emocional, la media naranja… Lo que llamamos mitos del amor romántico -que de amor tienen poco-. Porque si hay posesión no es amor. Si hay chantaje no es amor. Si hay mitos no hay amor. Si hay jerarquías no es amor. Si hay violencia -y hay muchos tipos de violencia machista porque no solo duelen los golpes– no es amor. El control, la manipulación, las agresiones, no son amor. Sólo consiguen mermar hasta el átomo. Y en una sociedad profundamente machista, donde las mujeres siempre tenemos las de perder, ¿dónde quedamos en esto que nos venden como lo más, como lo único, como lo más bonito (luego viene la realización a través de la maternidad que es el culmen del amor romántico…)? Emparejadas o desterradas, fracasadas… Solteronas, quedamos para vestir santos… ¿Me podéis decir cuál es el homónimo para ellos? Tic, tac… Tic, tac… No existe. ¿Soltero de oro quizá? Emoticono de guiño de ojo por favor.

“Tú piensas que si él no te ama entonces tú no vales nada. Piensas que si él ya no te quiere él tiene razón, crees que su opinión sobre ti debe ser correcta. Piensas que si él te desecha es porque eres basura. Tú piensas que él te pertenece a ti porque tú sientes que le perteneces a él. No. “Pertenecer” es una mala palabra, especialmente cuando la usas con alguien que amas. El amor no debería ser así”. Toni Morrison

el amor romantico mata

¿Cómo que el amor romántico mata?

¿Pero si yo soy romántica cómo es eso de que el amor romántico mata? Yo también soy una romanticona. Me encanta estar pegadita a la persona con la que comparto facturas, techo, baño y cama. Y darle-me-nos mil millones de besos. O más. Y mirarle y sentir que me estoy derritiendo… de amor. De ese amar sin poseer. Acompañar sin invadir. Vivir sin depender, que una gran amiga lleva como lema vital. No es el centro de mi vida ni recurro a él siempre que algo me sucede ni le dedico todo mi tiempo ni todos mis pensamientos. Ni siquiera cada una de mis sonrisas. Ni toda mi afectividad. Y a él no le cuento mis secretos. Porque sin él soy yo. Porque antes de él ya era yo, una persona completa, fuerte y poderosa. No existen dependencias, todo se habla y se consensúa, no hay jerarquías ni imposiciones. Los micro y macromachismos están arrinconados tan contra la pared que no se atreven a dar un sólo paso. –Aquí pdf con texto de Luis Bonino, persona que acuñó el término y clasificación de los micromachismos-. Y los cuidados… Básicos los cuidados. La ética de los cuidados, o del cuidado basada en la justicia y la responsabilidad como propuesta de Carol Gilligan. Porque es difícil destruir lo que uno mismo ha cuidado, que diría Nuria Varela.

Asimismo, Simone de Beauvoir, una de las voces más citadas a la hora de deconstruir las relaciones de amor romántico y las formas impuestas del querer, en su elogiada obra “El Segundo sexo”, la escritora, profesora y filósofa feminista reflexiona sobre el tema y da señales que se mantienen vigentes.

“El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal“, enfatizó la filósofa en uno de sus pasajes.

“El amor auténtico debería basarse en el reconocimiento recíproco de dos libertades, cada uno de los amantes se viviría como sí mismo y como otro; ninguno renunciaría a su transcendencia, ninguno se mutilaría, ambos desvelarían juntos unos valores y unos fines”.

Ahora que ya sabemos que el amor romántico mata

Esta imagen con los mitos del amor romántico y sus alternativas éticas de un amor horizontal, compañero como lo llama Coral Herrera Gómez, que comienza con el amor propio y continúa con el cuestionamiento de los mitos, resulta una manera sencilla de comenzar a deshilachar las violencias inherentes al amor romántico. Otro día hablaremos de la monogamia, la fidelidad ya sólo y exclusivamente interpretada como fidelidad sexual y demás lindezas patriarcales que nos han vendido como naturales, que salen del corazón y que responden al sentimiento del más puro amor, cuando no son otra cosa que partes del contrato sexual impuesto por el patriarcado, junto con la heterosexualidad obligatoria, para… Legitimarse a través de la descendencia, de la genealogía de ellos. Porque genealogía es poder y quien tiene poder quiere genealogía que diría una brutal Celia Amorós (a partir del minuto 35) . ¿Puede haber amor entre desiguales? ¿Dónde queda el amor aquí?

el amor romántico mata

2 comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *