cuento de navidad en mi cabra vegana tu tienda vegana

Cuento de navidad

Hoy os voy a pedir un favor muy grande a la manada cabritil al completo: necesito que enviéis fuerza a Dhi, para que los test sean negativos y se venga a casa con el resto de la familia perrigatihumana. Ahora cuento su historia. Todo comenzó el 26 de noviembre, mientras paseaba  con Odín. Bien podría ser un cuento de navidad…
cuento de navidad en mi cabra vegana tu tienda vegana de madrid

Cuento de navidad

Los lunes no abro la tienda, así que Odín y yo tenemos más tiempo para pasear mientras nos contamos la vida, las vecinas se quedan ojipláticas con su belleza e incluso paran para decirle lo bonito que es. Vamos, lo de siempre. En esto que el día 26 de noviembre fuimos a dar una vuelta y llegamos a un pequeño parque-plaza al lado de casa. Y apareció Dhi. Dhi es una gatita de alrededor de un año blanca y naranja con ojos color fuego. Salió a vernos. Jugamos con ella. Nos seguía mientras maullaba. Estaba tranquila, acostumbrada a la placita… y a los perros. ¡De hecho le encantan los perros! Le hizo carantoñas a Odín y a otros dos que pasaban por allí. Intenté acercarme pero guardaba la distancia justa para no dejarse tocar. Las vecinas la conocían. Llevaba allí varias semanas. Le daban de comer, se acercaba a ellas, pero de dejarse tocar nada de nada. Nos fuimos a casa no sin antes realizar un par de llamadas.

Hablé con Andrea, de Hakuna Matata Familia Animalista. He encontrado un gato. Hay que cazarlo, esterilizarlo y ver si quiere quedarse en una casa. Me hago cargo de los gastos (gracias a las cabritas que habéis aportado vuestro granito), he encontrado casa para la cuarentena (esto fue así: Fran, vamos a cazar una gata y necesito casa de cuarentena. ¿Te hace? Me hace). Si es negativa me la quedo. Si es positiva me encargaré de todo lo que necesite.

En casa somos 5 gatas, un humano, una humana y Odín, por lo que el espacio está ya bastante repartido. Pero lo que digo siempre: quien se encuentra un animal se hace cargo de él. Así lo planteé en casa: Cariño, me he encontrado un gato, vamos a cazarlo y si quiere quedarse en una casa se viene de acogida hasta que encuentre hogar.

Allí nos presentamos con la jaula trampa en varias ocasiones. Jugaba, le encantaba estar con nosotras, pero lo de meterse en la jaula como que no. Y tocó sacar la artillería pesada. Localicé a un pescador de gatos (los caza con red). El día 6 de diciembre la vimos. Le llamé. Tardó 15 minutos en llegar y 5 en realizar el rescate. De allí a casa de Andrea. Esterilización. Desparasitación. Saber que era una gatita. Darnos cuenta que necesita vivir con perros y que le gustan las casas. A los dos días, operación cuarentena con Fran. Ella juega, pasea por la casa y está tranquila. Necesita tiempo y confianza para dejarse tocar, para acercarse del todo y juntar su cuerpo con el de un humano… y las caricias.

Hoy la llevan a hacerse los análisis y necesito que vuestros pensamientos positivos sean para ella, para Dhi, nuestra gatita de ojos de fuego. Como todo va a salir bien, vendrá a casa y seremos 9, que es mi número y un número mágico. Si alguna de vosotras se enamora de ella y cumple con los requisitos: compañero perruno y mosquiteras hasta en el tragahumos de la cocina, la llevamos donde sea. Y si no, ya tiene casa para el resto de su vida. Porque es mi familia. Porque es mi responsabilidad y porque 6 gatas, 1 perro y 2 humanos bajo el mismo techo mola mogollón.cuento de navidad en mi cabra vegana tu tienda vegana

Si te has enamorado de ella, llama a Andrea de Hakuna Matata por favor: 676022124

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *