• El edito,  Vida Vegana

    La Blanca Navidad

    Frío, siento frío. Me acabo de caer. ¿Esto qué es? Estoy pegajoso. Huy, qué gustito. Me están limpiando. Debe ser mamá. Hola mamá. Espera, espera, voy a intentar ponerme en pie. Qué difícil. Ay mamá, deja de limpiarme… Sí, sí, sigue, que me da gustito. Cómo me gusta mi mamá. ¡Mira mamá, ya estoy de pie! Tengo hambre… … Mamá mira como camino. Ya casi no me tambaleo. Qué feliz soy contigo mamá. Voy a jugar con mis amiguitos. ¡Esperadme que voy! ¡Te quiero mamá! … ¿Qué es esta marca azul? No sé… Mamá, ¿qué es esta marca azul? Pero mírame mamá. ¿Qué te pasa en los ojos? ¡Mira que…

  • El edito,  Vida Vegana

    La esclavitud de las abejas

    ¿Tienes miel pura? Aquí no tenemos  nada de origen animal. ¡Pero si las abejas no sufren! Se aleja, contrariada, como enfadada conmigo… Con mi estilo de vida, de no explotación de ser sintiente alguno. Me pregunto cómo puede asegurar de esa manera que “no sufren”. ¿Conocerá de primera mano los mecanismos de extracción de la miel? ¿Será apicultora? No puede ser… Si fuese apicultora o conociese algo del tema, sabría, al menos, que de tan sólo manipular las colmenas mueren abejas. Y morir no es precisamente un ejemplo de no sufrimiento. Aunque la muerte sea repentina y ni te enteres… Digo. Donald Watson, en 1944, definió el término vegan como…

  • El edito

    «Tu leche», mi muerte

    Las hembras de otras especies son explotadas por la industria láctea. Su leche es robada para el consumo humano. Y para conseguirla, han privado de libertad, violado, obligado a gestar, secuestrado a sus criaturas. La industria de la leche es la industria de la violación y la muerte.

  • Tizón
    El edito

    Por qué Mi Cabra es Vegana

    Una noche a finales del verano pasado sonó el clic de la manera más sencilla e ingenua. Había una foto de una vaca. Vi sus ojos. Volví la vista hacia los ojos de mi perro. La vaca y su mirada. Miré a Odín de nuevo. Clic. Escribí a un amigo: dejo la carne, ¿ahora qué? Antes que acabara el año Mi Cabra Vegana ya había ocupado mi corazón. Y mi vida.