Frases y efemérides,  Recursos veganos

Britches, 31 años después

Hoy 20 de abril del 2016 se cumplen 31 años de la liberación de Britches por parte del ‘Frente de Liberación Animal’ (A.L.F.), en la Universidad Riverside de California. Britches, 31 años después.

«Año 1985. Un grupo de activistas del Frente de Liberación Animal (ALF) irrumpió en las instalaciones de un centro de experimentación (TORTURA) con animales en la Universidad Riverside de California, USA donde se encontraron un macaco al que llamaron Britches.

Era un bebé mono de unos meses al que unos «científicos» a los dos días de nacer le habían cosido los párpados para así «comprobar» si la ceguera permanente le produciría daños cerebrales.

Britches, 31 años después

A la vez que se le aplicó en la cabeza un dispositivo electrónico de ultrasonidos para ver cómo podía afectar también la privación del sentido del oído, además del de la vista. Fue sometido a escuchar una tortuosa grabación incesantemente. Esta grabación se puede escuchar en el film » Behind The Mask» de Shannon Kieth sobre el Frente de Liberación Animal. Vivía en una jaula abrazado a un cilindro metálico sin recibir atención de ninguna clase.

Britches, 31 años después
Britches, 31 años después

Se trataría de un estudio de tres años. 3 AÑOS!!! Luego lo matarían para comprobar el resultado en el cerebro de Britches.
Una vez que fue liberado tuvo que ser tratado con rehabilitación, cuidados y cariño pues sufría espasmos musculares, neurosis y mucho estrés. Pero a las pocas semanas había mejorado mucho, incluso jugaba. Fue trasladado a un santuario en México para vivir feliz, incluso una mona le adoptó como su hijo.

Britches, 31 años después
Britches, 31 años después

Diane, una de las activistas que participaron en este rescate explica:

«Ojalá no tuviéramos que entrar violentamente en un laboratorio para hacer esto, ¿pero qué otra cosa podemos hacer si no? No podíamos quedarnos sentados mientras torturaban y cortaban vivos a cientos, miles de animales cada día. No podemos salvarlos a todos, pero a algunos de ellos sí, y por ellos vale la pena. Estos terribles experimentos continúan sucediendo. Millones de animales mueren en todo el mundo torturados, encerrados en celdas inmundas y sucias con heridas mortales sin tratamiento, cortados vivos, sometidos a una crueldad psicológica que sin duda es el infierno para todos ellos.»

Britches, 31 años después
Britches, 31 años después

«Cualquiera que pueda ayudar a los animales de forma directa, que lo haga. Pero debe conocer y asumir las consecuencias de sus actos, estar preparado par ello. Y nunca infligir daño a otros animales ni personas.»

Fuente: Animalistas del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *