El Diario

4 de marzo 2016

Hoy estaba deseando ponerme a escribir sobre la nefasta eficiencia de Correos, hasta que un cliente me ha regalado la bolsa de tela de star wars que trajo el otro día y me encantó.

Estaba ya en el mostrador cobrando los chocolates y los seitanes. Te he traido una cosa, y saca de la bolsa de tela (es raro ya quien viene sin bolsa a la tienda, y me encanta), la del otro día. Creo que los ojos no se me han podido poner más redondos. Le he dado mil gracias y dos besos. No conocía eso de los regalos a las tenderas (me hace gracia: tendera). Siempre he sido de carrefoures, mercadonas e hipercores… Y ahora… Ahora pierdo la cuenta de la cantidad de regalos que me han hecho. Fruta, verdura, flores, tiestos, kefir de agua, comida bien rica, hasta ropa…, y una bolsa de star wars…

Correos. Por fin me he decidido a enviar a toda España y Correos parece que no lo ha entendido. ¡Los hados se conjuran para sembrar el caos! Dos semanas esperando su llamada. Vamos, ni que fuese Paul Newman el tal Correos. El lunes voy a una oficina de empresas a ver que pasa. En fin. Todo siempre así. Qué desidia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *